Mi trabajo es ayudarte a que el procedimiento tenga el final que nuestro cliente necesita.

¿Quieres que el proceso circule por una autopista de 3 carriles?

Imagínatelo.

Es como cuando circulas por una autopista recién construida, el color negro del asfalto, sin marcas, las líneas que dividen los carriles totalmente blancas.


Llana.

Sin curvas.


A todos nos gusta circular por este tipo de carreteras en las que parece que el coche va solo.

Hola, me llamo Jorge. Soy procurador y en esta web, te hablo de esa autopista que yo utilizo para apoyarte en ese viaje y para que nuestro cliente resuelva su problema.


Te ayudaré a que el procedimiento vaya por esa autopista.


Pero te lo explico de forma distinta.


Para que no tengas que volver a leerlo porque sin darte cuenta estás con la cabeza apoyada en la mesa.


Y lo único que hayas conseguido sea un golpe en la frente y una contractura en el cuello.


Así que, Bienvenido.


Ah, y si te gusta lo que te cuento, en el apartado servicios hay más.
El de “yo mismo” es por si eres fan de los programas de cotilleo. 

¿Cómo puedo ayudarte?

Representaré al cliente en los juzgados, haré por él lo que él tendría que hacer si yo no estuviera con:

1

Iniciativa

No sólo hago lo que se espera de un procurador, además tomo la iniciativa cuando sea oportuno y posible.


Por ejemplo, intentamos requerir a un contrario, éste se niega a recoger la documentación y el juzgado no le tiene por requerido, presentaré un escrito diciéndole al juzgado que no es correcto y que se le debe tener por requerido.

2

Rapidez

Coges tu smartphone y marcas el número de un contacto.


El teléfono comienza a dar tonos y cuando llega a los 15, la llamada se corta.


Felicidades, acabas de hablar con…nadie.


Hasta aquí todo normal, a todos nos ha pasado.


Pero todos sabemos que al otro lado de la línea puede haber dos tipos de personas:


Las que sabes que no te van a devolver la llamada aunque tengan que advertirte de un holocausto nuclear.


Y las que sabes que tarde o temprano (más bien temprano), te van a llamar.


Bien, pues yo soy de las segundas.


Todo es cuestión de empatía, de ponerse en el lugar de la otra persona.


Así que...


Soy rápido cuando tengo que hacer consultas, presentar escritos, devolverte una llamada y todos esos pasos necesarios para que el procedimiento no se detenga.

3

Comunicación

Estás delante de tu ordenador trabajando.


Está siendo un buen día, tranquilo y cumpliendo con los objetivos que te has marcado para hoy.


De repente, tus manos se quedan sin fuerza, se vuelven de plomo y tu cuerpo petrificado como si te hubiera mirado la mismísima medusa.


Lo que hasta ahora era escribir unas líneas en la pantalla del ordenador se convierte en una losa. 


Acabas de acordarte del vencimiento de un recurso que tienes para hoy mismo.


La química de tu cuerpo generada por ese pensamiento hace su trabajo y se te forma un nudo en tu segundo cerebro, tu estómago.


¡Dios mío, cómo se me ha podido pasar!


Todos hemos tenido esa sensación alguna vez y es una de las peores que existen.


Por eso, te hago los recordatorios dos días antes, para evitar que la tengas.


En esta vida es inevitable sentir miedo por algo, no se trata de ignorarlo, eso no es posible, sino de saberlo gestionar y utilizarlo en beneficio propio.  


Por ello, 


Te avisaré y recordaré los vencimientos y vistas con 48 horas de antelación para que tengas el tiempo suficiente para preparar los escritos y los juicios.

Te preaviso con 48 horas de antelación

No me negarás que somos unos privilegiados.

  • Vivimos en un país en el que no caen bombas.

  • Podemos comer 3 veces al día.

  • Podemos dar buena educación a nuestros hijos.

  • En definitiva, podemos tomarnos una cerveza de pie, sentados o haciendo el pino puente.

Por ello y por qué hay que ser agradecidos, mi despacho destina el 1% de cada factura a colaborar con ONG´s.

© 2020 JORGE APARICIO CASERO Todos los derechos reservados
Producido por BeeDigital